Avistamiento de Aves en el Quindío

Avistamiento de Aves en el Quindío

Diferentes pisos altitudinales, variedad paisajística; montañas, piedemonte y valles caracterizan el avistamiento de aves en el Quindío.

Con un aproximado de 560 especies  de las 1920 que tiene Colombia, el país número uno en diversidad de aves,  el Quindío hace que la nueva realidad de la nación  en el tiempo del pos-conflicto, lo sigan proyectando como un destino de preferencia  para los turistas aficionados a la observación de este tipo de especies.

Aves atractivas por su colorido, aleteo y trinar  como la pava caucana (Penelope perspicax), el pato de torrente (Merganetta armata), la tángara multicolor (Chlorochrysa nitidissima), el loro coroniazul (Hapalopsittaca fuertesi), el dacnis turquesa (Dacnis hartlaubi), el saltarín dorado (Xenopipo flavicapilla), el perico paramuno ((Leptosittaca branickii), el carpintero grisáceo (Picumnus granadensis), el terlaque pechiazul (Andigena nigrirostris), águila de páramo (Spizaetus isidori), el colibrí cabecicastaño (Anthocephala floriceps), la pava negra (Aburria aburri), la cotorra aliazul (Hapalopsittaca fuertesi)  y el abanico cariblanco (Myioborus ornatus), entre otras, pueden apreciarse en la calma,  tranquilidad  y belleza del Paisaje Cultural Cafetero.

Según los expertos, muchas de las aves que se ubican en el departamento del Quindío son bioindicadoras, es decir, que su presencia denota conservación y flujo de los ecosistemas existentes.

Adicionalmente, aspectos como la seguridad, accesibilidad, estado de las vías y  guías especializados, sumado a  las bondades climáticas y variedad de la región,  se convierten en aspectos importantes y de valor para los ornitólogos o apasionados de las aves, que deciden visitar el departamento del Quindío en busca de sus 14 especies endémicas.

Zonas recomendadas para el avistamiento de aves en el Quindío

La Reserva Natural Bremen – La Popa, con 800 hectáreas de bosque que comparten las poblaciones de Filandia y Circasia, tal vez, el sitio predilecto para esta actividad, por sus condiciones, la alta población de avifauna y los recursos destinados a la investigación. Allí, el avistamiento recreativo y la observación científica han permitido identificar especies endémicas y migratorias, entre las que se destacan la pava caucana (Penelope perspicax) y el toropisco montañero (Pyroderus scutatus)

La Reserva de la Patasola, ubicada en  uno de los municipios más lindos y antiguos del Quindío, Salento, le  brinda la oportunidad de disfrutar de una variedad de especies como lo son: El ponchito encapuchado (Grallaricula cucullata), el saltador enmascarado (Saltator cinctus) y la tángara multicolor (Chlorochrysa nitidissima).

El Distrito de Conservación y Manejo Integral de la cuenca alta del Río Quindío, ubicado en el Valle de Cócora, el cual conecta con la zona de amortiguación  de los nevados, otra plataforma de contemplación magnífica que se suma al exuberante paisaje.  El cóndor de los andes (Vultur gryphus), el perico paramuno (Leptosittaca branickii), el pato de torrente (Merganetta armata) y el tucán celeste (Andigena nigrirostris) algunas de las aves que allí vuelan.

El Jardín Botánico del Quindío en Calarcá, el cual llama la atención de los ornitólogos por el hecho de que se han avizorado aproximadamente 136 especies de las 560 que habitan la región, entre las que se cuentan el dacnis turquesa (Dacnis hartlaubi) y el carpintero grisáceo  (Picumnus granadensis).

El Distrito de Conservación y Manejo Integral de Bosques y Páramos Altoandinos de Génova, que estará abriendo próximamente varias rutas para que los turistas puedan observar cientos de especies, se distingue por ser hábitat  del loro coroniazul (Hapalopsittaca fuertesi).

Conoce algunos de nuestros planes

Contactos: Birding & Herping – (+57)  312 886 3557 – 311 7917517