Turismo de Aventura

Turismo de Aventura en el Quindío. Hay muchas formas de conocer un departamento con tantos atrayentes como los tiene el Quindío y su maravilloso paisaje cultural cafetero. Se puede disfrutar desde la tierra, el agua y el aire, del vértigo y la descarga de adrenalina, emociones que muchas veces  indescriptibles se generan a bordo de una balsa, una bicicleta, las cuerdas y el arnés de un aparato que se desliza  por los aires o la canastilla de un gigantesco y nostálgico globo.

Los deportes de aventura en medio de la diversa y tupida vegetación hacen de su práctica una de las preferidas por las personas que han cambiado los hábitos de turismo por nuevas opciones que les permitan, no solo conocer las regiones, sino explorarlas y sentirlas mediante actividades en las que se ponen a prueba sus destrezas, su decisión y valentía, pues a pesar de que los lugares y operadores cuentan con todas las condiciones de seguridad, muchas veces se necesita una buena dosis de arrojo para enfrentar las aguas briosas, los vientos y las alturas de la región.

En cualquiera de las rutas que el aventurero tome para visitar los municipios y explorar en sus parajes las posibilidades de darle rienda a su espíritu intrépido, este siempre encontrará una opción, una palpitante experiencia que lo obligue a regresar y a tener en su memoria al Quindío como un referente de primera categoría para hacer turismo de aventura.

Ciclomontañismo. Esta disciplina deportiva que cada año convoca a cientos de practicantes en competencias que requieren varias etapas, tiene caminos permanentes  para los más experimentados o para quienes lo hacen con el fin recreativo de apreciar el paisaje, superándose a sí mismos en cada trayecto. Los Caracolíes en Armenia, Rancho California en Calarcá  y el valle de Cocora en Salento, figuran como los sitios predilectos para esta modalidad ciclística. En otras poblaciones como Circasia, Quimbaya y Filandia  hay trazadas rutas de alto grado de dificultad.

Balsaje en el rio La Vieja. Aquí la aventura en balsas ancestrales hechas de guadua son guiadas por diestros bogas que, además de conducir  las embarcaciones, informan a los tripulantes sobre las especies biológicas que habitan en los alrededores y cuentan la leyenda de por qué la corriente lleva su nombre. En el tiempo que dura el paseo, las personas pueden tomar un refrescante baño en el río y alimentarse con el típico fiambre que se sirve envuelto en hojas de platanal.

Cabalgatas. El espléndido valle de Maravélez en el municipio de La Tebaida, es el sitio ícono para el desarrollo de las cabalgatas en el Quindío. Algunos operadores disponen esta actividad que tarda de tres a cuatro horas por entre extensas plantaciones de café y plátano, y bosques de guaduales y árboles frutales. En los paseos se cruzan tramos bajo los ríos que bañan el valle: La Vieja, Quindío y Verde. En otra zona del departamento, en Salento, las cabalgatas también hacen parte de las alternativas para recorrer el valle de Cocora y sus reservas naturales limítrofes.

Trekking. El trekking o senderismo en alta montaña es una modalidad  física no masiva y poco convencional mediante la cual lo cual los excursionistas recorren largas distancias que les exigen un buen estado de salud y una alta resistencia física porque normalmente se avanza en ascenso hacia paisajes de ensueño en la geografía quindiana, tal como sucede en el Ecoparque Peñas Blancas de Calarcá, el valle de Cocora y la ruta al Parque Nacional Natural Los Nevados en Salento, el monte Mameyal y el cerro Tarapacá en Pijao, las cascadas del río Verde en Córdoba o las reservas ecológicas de Génova.

Globo. Forma de navegación aérea que tuvo sus orígenes en Europa a comienzos del siglo XVIII y que en Colombia se conoció en las postrimerías del XIX, hoy tiene sobre el paisaje cultural cafetero su mejor cielo. Desde hace un tiempo una empresa de pilotos expertos en vuelos aerostáticos, oferta esta aventura en inmediaciones del municipio de Montenegro, cerca del Parque Nacional del Café. La preparación en tierra de este viaje tarda aproximadamente 30 minutos, mientras que en el aire la imborrable experiencia dura 45 minutos. Desde la carretera, el trayecto del globo es seguido por una camioneta en la que se recoge a los viajeros que deciden apreciar el panorama desde lo más alto de sus emociones y descender con la ganancia de los mejores recuerdos.

Parapente. Quienes lo han practicado, aseguran que este deporte extremo es lo más parecido al sueño de volar que desde siempre ha acompañado al hombre; porque no hay motores y solo el viento a favor que confiere la indescriptible sensación de libertad, que es más sublime si a la vista están los panoramas únicos del departamento del Quindío. El cerro El Castillo en Calarcá y el cerro de las Tres Cruces en Buenavista, se convierten en los más reconocidos puntos de despeje para este deporte, cuya realización está sujeta a las condiciones climáticas.

Canopy. En el Quindío es una especie de vertiginosa carrera en el aire, entre bosques y sobre paisajes fértiles y de brillante verdor. El canopy  es para vivirlo particularmente en el Parque Nacional de la Cultura Agropecuaria (Panaca) en Quimbaya y en la reserva Los Caracolíes, zona rural de Armenia, donde se ofrece un extenso recorrido  que surca bosques primarios y platanales, y cuya infraestructura se compone de 16 plataformas de lanzamiento.